Los pies hinchados durante el embarazo son una molestia notable. Es un trastorno notable y está a menudo acompañada también por la retención de líquido en ambos tobillos de ambas piernas. En el verano hay muchos casos sobre todo en las mujeres, ya que están acostumbradas a tener problemas circulatorios debido al calor.

Considerando el aumento del peso, las fluctuaciones hormonales, además de también el aumento en el volumen de sangre lo que hace que pueda favorecer la aparición de edema, a veces la luz, a veces un poco más desafiante. Al final del segundo trimestre y los últimos tres meses del embarazo son los más difíciles. ¿Cómo solucionar y dirigir el problema? En primer lugar, beber mucha agua y trate de comer muchas frutas y verduras.

Estimulados con masajes y compresas de circulación de agua caliente y fría son realmente buenas soluciones. Si usted puede hacer gimnasia en el agua, que además de facilitar la espalda por el peso de la barriga, promueve la microcirculación. También identifica el masaje de drenaje linfático y posiblemente terapia de presión un poco (si no tiene venas y capilares en la superficie).

Trate de no ponerse  zapatos apretados, botas, y/o tacones altos. También es importante evitar estar de pie en largas sesiones, es decir evitar hacer esfuerzos que no deberías hacer.

Fotografía de www.guiainfantil.com

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Share.

About Author

Leave A Reply