El sudor del que os venimos a hablar en los niños suele manifestarse en forma de puntos rojos en la piel: es una irritación muy común, dada a la delicada piel de los niños, que también se llama miliaria o más comúnmente calor espinoso. La erupción se asemeja a pequeños granos, que generalmente aparecen en la mayoría de las áreas cubiertas, tales como la espalda o los hombros, tanto como en la parte interna del brazo o de las rodillas. Hay pocos casos de sarpullido en el cuello y las axilas. En los niños a menudo se manifiesta también en la cabeza.

Los puntos rojos en la piel de los niños no son el único síntoma de fiebre miliar, que se muestra también por enrojecimiento, picazón, y en casos severos, incluso dolor intenso. Muy a menudo la erupción desaparece por sí sola, cuando el bebé no suda más, pero a menudo necesita tratamientos específicos a fin de proporcionar un poco de alivio a los niños.

Recuerde vestir a los niños pequeños cuando hace calor, el uso de piezas de ropa ligera de algodón y lo mismo en el invierno, para evitar el exceso de malla pesada que es lo que puede crear estos puntos rojos molestos. No uses cremas u otros productos que puedan obstruir los poros y no permita que la piel se cure.

Trate de mantener la calma en la piel de los niños del verano, con el uso de jabones suaves y naturales, no use toallas, no ponga al peque al sol y por último no uses polvos de talco. Un baño con avena puede darle alivio de los picazones.

Fotografía – webdelbebe.com

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Share.

About Author

Leave A Reply